jueves, septiembre 21, 2006

Memorias de la Nada



Memorias de la nada

Que triste es cuando la memoria se disfraza de daga
Esa daga del olvido con nombre de mujer
Sigue allí recordándote que ya no se llama olvido
Se llama como ella.
Se llama como la luna
Esa mujer sí,
La que se metió con este niño disfrazado de hombre…
Traidores ambos.

Traidora la luna que mañana saldrá llena
Que mañana será musa de otro
Que ayer fue novia de algún poetastro
Menos afortunado que yo
Con lo que la mala suerte es tuya, lunita…
Yo que recogí estrellas para tu alrededor
Y llené el cielo de un mar azul negro
Sólo por ti.

Me convertiste en reproche
Y me adapté a vivir en tu sombra
En tu cara, aquella que nunca muestras
Guardaré el secreto
Dentro de orquídeas rotas
Nada
Sí, nada por ti.
Con el lomo roto por ti.

Juré hacerte un libro
Pero sin hojas y sin pasta
Libro al fin
Hecho de tejidos de memorias
Amarrado en su borde
Con pensamientos azules…
Con tu alma de prólogo
… y la mía de fe de erratas.

No es oro todo lo que brilla
No es tuyo todo lo que tienes
No es ajeno todo lo que robas
No es bello todo lo que acaricio
Sólo si consigues ser tú,
Conseguiré ser alguien…
Abandonaré mi huerto
y caminaré contigo o “sintigo”.


Sol de Guernica